Ventajas de las mamparas de ducha correderas

Las mamparas de ducha correderas pueden parecer un elemento secundario, tanto en la vida real como en la ficción, pero la realidad es otra…

Posibilidades y ventajas de las mamparas de ducha correderas

Este tipo de mamparas no sólo suponen un elemento fundamental en la ficción, sino que también lo son en la realidad del baño de un hogar.

En primer lugar, las mamparas de ducha correderas suponen un ahorro de espacio. En el caso de las mamparas no correderas, se necesita – como mínimo – un espacio igual o mayor que la longitud de la mampara, en todos sus ángulos; de no ser así, no se podrá abrir con facilidad y el entrar en la ducha supondrá toda una serie de trucos y peripecias dignos de circo. Sin embargo, con la técnica corredera, no se necesita más espacio que el que ocupa el plato de la ducha: cómodo, fácil y bonito.

es una mamapra de ducha corredera que ahorra mucho espacio en el baño

Si, bonito. Los baños son una de las estancias más descuidadas del hogar… Por lo general no se les suele prestar mucha atención cuando se diseñan, se busca la funcionalidad y la practicidad, pero no la belleza. Sin embargo, y por suerte, esta tendencia está quedando en el olvido para otorgar al baño el lugar que se merece. Así, cada vez son más frecuentes los baños con acabados minimalistas, precisos y estilosos. En este aspecto, la elección de la mampara supone un acierto, pues aportará un toque elegante y discreto, facilitando también la separación de los espacios.

Así mismo, se puede decidir si incluir perfilería inferior o no. Antiguamente, la posibilidad de no incluir perfilería inferior ere reducida, pues esos pequeños matices eran necesarios para ajustar la mampara al plato de ducha. Esto provocaba que se produjera la acumulación de restos de jabón o suciedad en estos recovecos, dificultando así su limpieza; pero también generaba peligrosos tropiezos.

Sin embargo, en la actualidad se puede prescindir totalmente de estos perfiles; los modelos de mamparas de ducha correderas han evolucionado considerablemente, permitiendo la presencia de muy poca perfilería o la desaparición total de esta.

Actualmente, por tanto, los perfiles son superiores y de metal, ya sea aluminio o acero inoxidable. Estos materiales son muy resistentes, tanto a la tracción como al efecto del agua y la humedad sobre ellos.

Si el factor que más te preocupa de la mampara es su limpieza, has de saber que este tipo de mampara es muy sencilla de limpiar. Si bien, la mejor idea es deshacerte de cualquier tipo de perfil. Ni superior ni inferior. Y sin raíl. De este modo, la mampara que más se adaptaría a ti seria la mampara corredera desmontable, que permitiría una limpieza exhaustiva que complacería – incluso – a los más pulcros y exigentes.

Por tanto, como puedes ver, este tipo de mampara cumple con todos los requisitos necesarios para ser una mampara 10. Sin lugar a dudas, será la mejor compañera de la primera ducha en compañía, el primer “bautizo” casero del bebé, el primer paso por la peluquería de la mascota… ¡Ideal para todos! Todos los momentos, todas las personas y todas las compañías.

Lo dicho… Las mamparas de ducha correderas no son un elemento secundario del hogar, y su elección ha de realizarse de manera meditada y otorgándole la importancia que realmente tiene. Pues, como mencionamos al principio, estos elementos han sido usados a lo largo de la historia cinematográfica y seriéfila para generar ambientes de tensión sexual aptos para todos los públicos; convirtiéndose así, muchas veces, en las protagonistas de la escena. Memorables son muchas intros de la archiconocida y premiada Anatomía de Grey, en las que lo único que se ve es… ¡una mampara empañada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *